GLOBALPOLITIK | Realpolitik internacional
 
Facebook Twitter RSS mail
Análisis

El giro de Trump para Oriente Próximo

Por Diego Fossati* (www.GLOBALPOLITIK.org) - Una zona histórica de disputas entre potencias mundiales, antes entre Francia y el Reino Unido, ahora entre EEUU y Rusia. Desde anoche ha tenido un nuevo giro producto del ataque ordenado por el Presidente Donald Trump
El giro de Trump para Oriente Próximo

Por Diego Fossati* (www.GLOBALPOLITIK.org) - Una zona histórica de disputas entre potencias mundiales, antes entre Francia y el Reino Unido, ahora entre EEUU y Rusia. Desde anoche ha tenido un nuevo giro producto del ataque ordenado por el Presidente Donald Trump

Situación previa antes del ataque de EEUU

La cronología del conflicto en Siria parecería que acostumbró a Bashar al-Assad a no sufrir consecuencias de sus acciones. El ataque con armas químicas que se realizó por orden del presidente sirio no es el primero en su mandato. Sin embargo aquella vez (en 2013), al-Assad no sufrió consecuencias a pesar de que la ONU lo catalogó como criminal de guerra. El conflicto que se inició como interno con la finalidad de derrocar al régimen, se transformó en uno de tipo transnacional involucrando a los Estados mas importantes. Rusia particularmente se abocó a evitar cualquier tipo de acción o sanción internacional sobre Siria, actitud que por momentos fué respaldada por China.

La administración de Obama, demostrando incapacidad concreta para gestionar esta crisis, penduló entre la amenaza de derrocar el gobierno y ayudar indirectamente a los rebeldes a decidir en sostener su mandato considerándolo un “aliado estratégico” en la lucha contra el Estado Islámico. Entre disputas diplomáticas de las grandes potencias, una elección presidencial dudosa y un adecuado manejo de la prensa; Bashar al-Assad se mantuvo en el poder, sobrevivió. Pero la llegada de “Potus” al gobierno de Estados Unidos vino a trazar una linea clara en su política lo que modifica sustancialmente la posición estratégica de al-Assad.

Trump, desde su asunción, envió claros mensajes sobre su visión política de la región la cual no solo se materializó en retórica o acciones diplomáticas. Iniciado el mes de marzo Trump envió el primer contingente terrestre de tropas estadounidenses a territorio Sirio. Esta acción tuvo una componente de política interna y una externa. La interna esta relacionada con la propia opinión pública que no aceptaría mayores envíos; para lo cual Trump ordenó desplazar Marines que ya se encontraban en la región sin necesitar siquiera autorización de su Congreso. La segunda componente esta vinculada al mensaje político que envío a la comunidad internacional, en particular al gobierno sirio y al ruso: la nueva administración norteamericana no mirará el conflicto de siria desde una butaca. Si bien el motivo de su envío fue el combate contra el Estado Islámico, el objetivo táctico puede ser modificado rápidamente con lo cual no es descabellado suponer que los 400 Marines pueden proporcionar apoyo al Ejército Siria Libre.

El hecho portador de futuro

El 04 de Abril el mundo se conmocionó por las nuevas imágenes provenientes de Siria; un nuevo ataque químico dejó un saldo de mas de 80 muertos (entre los cuales también había niños).

A partir de este hecho se produjeron dos declaraciones importantes por parte del gobierno de EEUU. La primera del propio presidente que expresó “algo debe pasar con al-Assad” y culpó directamente al presidente sirio por el ataque. La segunda declaración provino de la Embajadora ante la ONU Nikki Haley quien expresó “Cuando Naciones Unidas fracasa consistentemente en su tarea de actuar en forma colectiva, hay momentos en la vida de los estados en los que nos vemos impulsados a actuar por nuestra cuenta”.

Al gobierno de Damasco le sobraban elementos de juicio para inferir que el ataque químico iba a ser respondido por Estados Unidos. Sumado a estos indicios proporcionados por las declaraciones del gobierno, Trump ordenó que Rusia sea informada del ataque que se iba a realizar; sin embargo esto no implica que Moscú lo haya aceptado ni mucho menos aprobado. De hecho el gobierno ruso, por intermedio de su embajador ante la ONU, hizo advertir a Trump de las consecuencias de un ataque sobre suelo sirio.

El ataque

La noche del 06 al 07 de Abril Estados Unidos lanzó un ataque sin precedentes sobre suelo sirio con 59 misiles Tomahawk contra Shayrat. En ésta localidad tiene asiento la Base Aérea siria que, según la CIA, no sólo fué la responsable del bombardeo químico sobre Jan Sheijun, sino que además posee un arsenal listo para ser empleado.

 Posibles escenarios

Es poco probable que Siria o Rusia tomen represalias directas contra tropas de Estados Unidos, esto no ocurrió prácticamente en la Guerra Fría mucho menos ocurrirá ahora dado que implicaría una escalada innecesaria del conflicto que llevaría a un enfrentamiento militar absolutamente dispar para Rusia en este momento.

El gobierno de Damasco seguramente requerirá mas apoyo político y militar a Moscú en vistas a este nuevo giro en la política de Estados Unidos, en particular ante la presencia de tropas terrestres norteamericanas en suelo sirio. Desde el punto de vista de la estrategia militar, al-Assad ahora deberá destinar recursos que controlen a estas tropas, lo que se suma a sus enfrentamientos contra el Ejército Siria Libre y al Estado Islámico. Tampoco hay que olvidar la amenaza de Turquía desde el norte, la cual dió su beneplácito por el ataque de EEUU. Trump abrió un nuevo frente para al-Assad.

Por parte de Rusia es de esperar que refuerce su presencia militar en Siria, particularmente en la base que posee en Tartus, para evitar cualquier sorpresa contra sus instalaciones y que además serviría como pretexto para el envío de material de guerra al gobierno de al-Assad. Sin embargo las primeras acciones diplomáticas ya fueron encaminadas: Rusia solicitó una reunión urgente del Consejo de Seguridad y además suspendió la cooperación militar con Estados Unidos en Siria, catalogando de “obscena violación al derecho internacional” al ataque efectuado. (7/4/2017)

*Diego Fossati es Analista e Investigador de Medio Oriente, Profesor de Historia Contemporánea de Oriente Medio y Licenciado en Relaciones Internacionales.

Comente esta nota

Su nombre:
Su e-mail :
Comentario :
 
Más Leídas
La destitución de Dilma: geopolítica y petróleo La destitución de Dilma: geopolítica y petróleo
Acuerdo histórico entre Israel y Estados Unidos Acuerdo histórico entre Israel y Estados Unidos
El “No” a Renzi que preocupa en Europa El “No” a Renzi que preocupa en Europa
Santos extendió el cese al fuego y Timochenko lo cruzó en Twitter Santos extendió el cese al fuego y Timochenko lo cruzó en Twitter
Argentina presidirá el Mercosur por seis meses Argentina presidirá el Mercosur por seis meses
El giro de Trump para Oriente Próximo El giro de Trump para Oriente Próximo
Más Comentadas
Evo sobre Fidel: "A sus 90 años está lúcido como siempre" Evo sobre Fidel: "A sus 90 años está lúcido como siempre"
Dilma apela ante la OEA y el Senado avanza sobre su destitución Dilma apela ante la OEA y el Senado avanza sobre su destitución
Ultimátum turco a Estados Unidos por extradición de Gülen Ultimátum turco a Estados Unidos por extradición de Gülen
Maduro espera que “el Jesús de la economía” logré un milagro en Venezuela Maduro espera que “el Jesús de la economía” logré un milagro en Venezuela
Caso Petrobras: Lula cada vez más complicado Caso Petrobras: Lula cada vez más complicado
Para estimular inversiones, Inglaterra lleva su tipo de interés al mínimo histórico Para estimular inversiones, Inglaterra lleva su tipo de interés al mínimo histórico
Divisas